Obama el Domingo18 en el concierto

Obama no quiere salvar el mundo, quiere motivar a cada persona para superar las crisis, y los americanos saben que son ellos los responsables no solo su presidente.

En España eso no sucede , estaqamos esperando que Zapatero hable con los bancos , cuando lo que tenemos que hacer es olvidarnos de los que montaron esta crisis, los bancos, esto es crear ahorro no pedir credito. Aqui nos dedicamos a pedir a "papa presidente" soluciones y la solucion esta en cada uno de nosotros, en ser responsables, en no alargar mas la mano que la manga, en no dejarse llevar por corrientes usureras y confabiulaciones de ladrillos, en pensar , en trabajar, en luchar cada uno.

Han caido los reyes del mambo, los bancos quiebran , como vamos a pedir a Zapatero que lo solucione, en una economia libre y liberal?

Si compras un piso de valor real 30 miullones y pagaste 60 es tu problema Si se los dais todos al banco bajaran y seran mas baratos, y en un año podras compar tu mismo piso por la mitad

estraido de FOXNews.com –

RESALTO LO QUE ME PARECE IMPORTAQNTE AMI

Discurso de Obama en el Concierto Lincoln Memorial 

Presidente electo Obama los comentarios a la multitud en el Monumento a Lincoln "Somos Uno" concierto  Domingo,  18 de enero de 2009 

Quiero dar las gracias a todos los oradores y los artistas intérpretes o ejecutantes por recordarnos, a través de la canción y por medio de palabras, qué es lo que nos gusta de América. Y quiero dar las gracias a todos ustedes por el frío y frente a las multitudes y, en algunos casos, viajan miles de kilómetros para unirse a nosotros hoy aquí. Bienvenidos a Washington, y bienvenidos a esta celebración de la renovación de América.

En el curso de nuestra historia, sólo un puñado de generaciones se ha pedido para hacer frente a desafíos tan graves como los que nos enfrentamos ahora. Our nation is at war. Nuestra nación está en guerra. Millones de estadounidenses están perdiendo sus empleos y sus hogares, que están preocupados por cómo va a pagar la universidad de sus hijos o pagar las facturas de la pila en su mesa de la cocina. Y, sobre todo, que están ansiosos e incierto sobre el futuro – sobre si esta generación de estadounidenses serán capaces de transmitir lo mejor de este país a nuestros hijos y sus hijos.

No voy a pretender que cualquier reunión de uno de estos retos será fácil.  Se llevará a más de un mes o un año, y probablemente tomará muchos. A lo largo del camino habrá reveses y salidas en falso y los días de prueba de que nuestro fundamental resolver como nación.

Pero a pesar de todo esto – a pesar de la enormidad de la tarea que tenemos por delante – Yo estoy aquí hoy como siempre la esperanza de que los Estados Unidos de América soportar, que va a prevalecer, que el sueño de nuestros fundadores que viven en nuestro tiempo.

En estos monumentos son los cincelado historias poco probable que afirmar nuestra inquebrantable fe – una fe que todo es posible en América. El momento que tenemos ante nosotros se encuentra un monumento a un hombre que dirigió un pequeño grupo de agricultores y comerciantes en la revolución contra el ejército de un Imperio, todos en aras de una idea.

Sobre el terreno que figura a continuación es un homenaje a una generación que resistió la guerra y la depresión – hombres y mujeres como mis abuelos que trabajaban en líneas de montaje de la bomba y una marcha en toda Europa para liberar al mundo de la tiranía del alcance.  Directamente en frente de nosotros es un grupo que aún refleja el sueño de un rey, y la gloria de un pueblo que marcharon y sangrado para que sus niños pueden ser juzgados por el contenido de su carácter. Y detrás de mí, mirando más de la unión salvó, se encuentra el hombre que de muchas maneras hicieron posible este día.

Y, sin embargo, como estoy hoy aquí, lo que me da la mayor esperanza de todos no es de piedra y mármol que nos rodea hoy en día, pero lo que llena los espacios en el medio. Es usted – Los estadounidenses de todas las razas y de la región y la estación que vinieron aquí porque creen en lo que este país se puede y porque quiere que nos ayude a llegar allí.

Es lo mismo que me dio la esperanza desde el día en que comenzó esta campaña a la presidencia hace casi dos años; la creencia de que si se podría reconocer un otro en nosotros mismos y llevar a todos juntos – los demócratas, republicanos, independientes, hispanos, asiáticos y nativos americanos, en blanco y negro, gay y recto, los discapacitados y los no – entonces no sólo nos devolverá la esperanza y la oportunidad en los lugares que tanto ansiaba, pero tal vez, solo tal vez, podríamos mejorar nuestra unión en el proceso.

Esto es lo que yo creía, pero que ha hecho esta creencia real. Usted demostró una vez más que las personas que aman este país pueden cambiarlo. Y como me preparo para asumir la presidencia, la suya son las voces que se conmigo todos los días cuando camino en la Oficina Oval de que – las voces de hombres y mujeres que tienen historias diferentes, pero tienen esperanzas comunes, que sólo para pedir lo que se nos prometió que los estadounidenses – que podamos hacer de nuestra vida y lo que vamos a ver a nuestros niños de subida superior a la que hicimos.

Este es el hilo que nos une en el esfuerzo común, que se ejecuta a través de cada monumento de este centro comercial, que nos conecta a todos aquellos que lucharon y sacrificaron y está aquí antes.

Se trata de cómo esta nación ha superado las mayores diferencias y la mayor probabilidad – ya que no hay obstáculo que pueda interponerse en el camino de millones de voces que piden para el cambio.

Esa es la convicción con la que comenzó esta campaña, y que es cómo vamos a superar lo que nos ails ahora.  No cabe duda de que nuestro camino será largo, que nuestro ascenso será empinadas.  Pero nunca olvide que el verdadero carácter de nuestra nación no se revela en momentos de comodidad y facilidad, pero por el derecho que hacer cuando el momento es difícil. Les pido que ayudar a revelar ese carácter una vez más, y juntos podemos llevar adelante como una nación y un pueblo, el legado de nuestros antepasados que hoy celebramos.

 Gracias, América. Dios los bendiga.

President-elect Obama’s remarks to the crowd at the Lincoln Memorial "We Are One" concert on Sunday.

Sunday, January 18, 2009

I want to thank all the speakers and performers for reminding us, through song and through words, just what it is that we love about America. And I want to thank all of you for braving the cold and the crowds and traveling in some cases thousands of miles to join us here today. Welcome to Washington, and welcome to this celebration of American renewal.

In the course of our history, only a handful of generations have been asked to confront challenges as serious as the ones we face right now. Our nation is at war. Our economy is in crisis. Millions of Americans are losing their jobs and their homes; they’re worried about how they’ll afford college for their kids or pay the stack of bills on their kitchen table. And most of all, they are anxious and uncertain about the future — about whether this generation of Americans will be able to pass on what’s best about this country to our children and their children.

I won’t pretend that meeting any one of these challenges will be easy. It will take more than a month or a year, and it will likely take many. Along the way there will be setbacks and false starts and days that test our fundamental resolve as a nation.

But despite all of this — despite the enormity of the task that lies ahead — I stand here today as hopeful as ever that the United States of America will endure, that it will prevail, that the dream of our founders will live on in our time.

What gives me hope is what I see when I look out across this mall. For in these monuments are chiseled those unlikely stories that affirm our unyielding faith — a faith that anything is possible in America. Rising before us stands a memorial to a man who led a small band of farmers and shopkeepers in revolution against the army of an Empire, all for the sake of an idea. 

On the ground below is a tribute to a generation that withstood war and depression — men and women like my grandparents who toiled on bomber assembly lines and marched across Europe to free the world from tyranny’s grasp. Directly in front of us is a pool that still reflects the dream of a King, and the glory of a people who marched and bled so that their children might be judged by their character’s content. And behind me, watching over the union he saved, sits the man who in so many ways made this day possible.

And yet, as I stand here today, what gives me the greatest hope of all is not the stone and marble that surrounds us today, but what fills the spaces in between. It is you — Americans of every race and region and station who came here because you believe in what this country can be and because you want to help us get there.

It is the same thing that gave me hope from the day we began this campaign for the presidency nearly two years ago; a belief that if we could just recognize ourselves in one another and bring everyone together — Democrats, Republicans, independents; Latino, Asian and Native American; black and white, gay and straight, disabled and not — then not only would we restore hope and opportunity in places that yearned for both, but maybe, just maybe, we might perfect our union in the process.

This is what I believed, but you made this belief real. You proved once more that people who love this country can change it. And as I prepare to assume the presidency, yours are the voices I will take with me every day when I walk into that Oval Office — the voices of men and women who have different stories but hold common hopes; who ask only for what was promised us as Americans — that we might make of our lives what we will and see our children climb higher than we did.

It is this thread that binds us together in common effort; that runs through every memorial on this mall; that connects us to all those who struggled and sacrificed and stood here before.

It is how this nation has overcome the greatest differences and the longest odds — because there is no obstacle that can stand in the way of millions of voices calling for change.

That is the belief with which we began this campaign, and that is how we will overcome what ails us now. There is no doubt that our road will be long, that our climb will be steep. But never forget that the true character of our nation is revealed not during times of comfort and ease, but by the right we do when the moment is hard. I ask you to help reveal that character once more, and together, we can carry forward as one nation, and one people, the legacy of our forefathers that we celebrate today.

Thank you, America. God bless you.


 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s